Poesía


 

 

Ola en tierra adentro

Ola en tierra adentro

Ola en tierra adentro es un poemario escrito desde la nostalgia sentimental, que no kilométrica. Está construido con material sensible: de la misma materia con que se forjan los sueños.

Se compone de cuarenta y seis poemas, y de algunas “marejadillas”. Catorce poemas son, olas de mar; diecisiete, gritos de amor y del cielo; y el resto, de barcas y pescadores.

Están mezclados, expresamente, en la búsqueda de la complicidad del lector, para que averigüe quién es quién – los poemas tienen alma y, por tanto, personalidad -. En todo caso son parte de la idea del poeta y patrimonio vuestro, sin que ninguna hacienda pública pueda exigiros declaración por ellos.

En el blog podéis leerlos completos y también escucharlos, incluso uno de ellos, Mundos distintos, que ha terminado siendo la letra del bolero de Luzmila Mercerón, lo podéis oír cantado por ella misma o buscar  los poemas en youtube: http://jordisiracusa.es/wp-admin/post.php?post=53&action=edit&message=1

Deberíamos querernos

Mostrar/OcultarEscuchar

Ola en tierra adentro

Dejé mi mar inundado en sentimientos.

Anhelé un mundo mejor y dejé la mar.

Pero siempre fui ola en tierra:

Aire marino entre riberas y bosques.

Y luché.

Luché por cambiar las injusticias de la tierra

y el inmenso océano de la desigualdad.

El tiempo me dio más recursos

más experiencias, más desengaños

y sin embargo, sigo siendo igual de confiado.

Tomé el conocimiento y otros el poder

porque yo soy mar y libertad, y ellos:

tierra, oportunidad, hacienda y muro.

Hoy vuelvo a la mar:

me refugio en el inmenso acuario del agua.

Sólo quiero gobernar mi libertad.

Sólo deseo administrar mi corazón.

Sólo pretendo manipular a mis pesadillas

para reconvertirlas en sueños.

Aquí me refugio y, -¿me perdonáis?-

no vuelvo a dejar la mar.

Regreso para ser parte del Mediterráneo

sólo exijo el espacio de mi playa amada

y un horizonte claro y despejado.

He sido ola en tierra adentro y ahora, por fin, regreso.

Sólo pretendo escribir lo que leéis:

un cuento, una historia, una canción

contaros mis pensamientos

solo,

asomado a la mar.

 

Sin embargo, pienso en ti

Mostrar/OcultarEscuchar

Sin embargo, pienso en ti.

Entre las luces del amanecer de las sensaciones,

desafiando el aviso de los dioses,

en plena borrasca de la vida,

pienso en ti

 

Entorné los ojos con la llegada de las últimas estrellas,

las más lejanas, las de fulgores perdidos más allá de tiempo

y supe que eran mis silentes cómplices.

Sin embargo, pensaba sólo en ti

 

Me delató la aurora, ojeroso y distante,

sin un horizonte aparente,

sin versos pendientes,

saliendo indemne de mis propios sueños,

libre

Y sin embargo -el cielo lo sabe-,

pensando en ti

Mostrar/Ocultar

 

La esquina del mar

Mostrar/OcultarEscuchar

Para Judith

Aquí me tienes mar, en la otra esquina.

Tú en base con el cielo

haciendo horizonte al firmamento

yo, pie en tierra, en la arena

justo en la otra esquina,

en la de enfrente.

 

Aquí me tienes, mar, como un amante

esperando a que llegues a mi esquina,

con un ramo de rosas de la tierra,

que tú me traes la espuma de tu risa.

 

Aquí me tienes, mar, en la otra esquina

esperando el abrazo de tu brisa.

Mostrar/Ocultar

 

Preguntas de madrugada

Mostrar/OcultarEscuchar

Para la musa que vigila mis sueños

¿Y si te he soñado

y si no existieras?

¿Y si tus besos son sólo ecos de bocas que ya he olvidado?

¿Y si tus gestos son viento

y tus andares mareas?

¿Y si todo cuanto dije no encontró quién lo escuchara

y todo lo que te di no tuvo destinatario?

Mas luché en mi ensoñación

para soñar que soñaba que no te había soñado

Me he despertado feliz, vivo, y enamorado

a mi lado estabas tú:

¡tan real, como el beso que te he dado!

Mostrar/Ocultar

 

La niña y la mar

Mostrar/OcultarEscuchar

A Thalía y a las niñas poetisas

En la ventana que sueña al mar está la niña;

la bruma de sus cabellos cae sobre los hombros adolescentes, suspira.

Sus hermosas pupilas vigilan la mar.

Hay reflejos de luz en el agua azul de cristal tranquilo;

sobre el rizo de las olas hay destellos de plata,

espejos de mar que despiertan suspiros.

En el puerto un barco:

madera pulida, aparejos listos, vestido el mástil.

El velero, alegre, presiente una nueva aventura

desea que leven su ancla dorada

hacia playas nuevas tras estelas blancas.

Reflejos de luz el poder ser libres

encontrar la vida, ensanchar el alma.

Desde el muelle la niña observa la marcha;

con blanca mirada azabaches ojos vuelan con la nave.

Me siento a su lado.

Ese barco va lejos, pero no supera a tu fantasía.

No te quedes por siempre en el puerto

siempre aquí, en la orilla;

busca tu distancia en lejanas playas, en mágicas islas,

dentro de tu alma…: ¡búscate a ti misma!

La niña sonríe, los dos nos quedamos mirando al velero.

Su ancla dorada emerge del agua:

destellos de oro sobre olas de plata,

reflejos de mar sobre el casco que baila.

Yo me vuelvo a casa y dejo a la niña junto a su ventana:

¡No olvides tu isla, no olvides tu playa!

vuela por encima del tiempo que pasa

recuerda que pronto llegará el mañana.

Reflejos de luz, poder ser libres

encontrar la vida, ensanchar el alma.

Hay luz sobre el puerto,

luz en las miradas

luz en la ventana

donde ve la niña el mar y la playa.

Reflejos de luz en los rizos del agua

y en las olas que al viento salpican la cara,

al llegar la aurora de cada mañana.

Mostrar/Ocultar

 

Hoy llueve

Mostrar/OcultarEscuchar

 

Para José Luis, global y amigo

Hoy llueve.

Sobre la arena el tintineo del agua

dibuja pequeños cráteres.

Hoy llueve y me refugio en casa.

Mis dedos, desobedeciendo a mi cerebro

– a la parte inteligente de él –

han buscado el mando a distancia.

Y un sinnúmero de cosas absurdas

han desfilado por la amoral pantalla.

Personajillos y pseudo periodistas

daban su opinión sobre la muerte,

y una tétrica y estruendosa carcajada

se ha podido escuchar vía satélite.

Un montón de concursos recurrentes.

Gente ociosa, aspirantes a estrellas y estrellitas

chafarderos indomables, vividores, putañeros y rameras.

Bastardos de reyes sin corona y supuestos nobles.

– para su salud y fortuna hijos de lacayos –

Hipocondríac@s, histriónic@s, histéric@s… histólogas.

– por su uso y abuso de la hipertrofia del tejido orgánico –

Patéticos, patrañeros, patrocinadores y patriotas

todos, en un sinfín de banales estupideces.

¡Muchas de ellas pagadas con dinero público!

Miro por la ventana: llueve.

Cambio el mando por el paraguas y vuelvo a playa

la lluvia sigue repicando sobre la arena,

una infinidad de pequeños montículos se hacen y deshacen.

Os aseguro que es muy interesante.

Mostrar/Ocultar

 

La Rosa

Mostrar/OcultarEscuchar

A un recuerdo de Octubre

Hoy he visto una rosa flotando en la mar;

una rosa de tierra adentro sumergida en la mar.

Todavía hay pasión en sus colores:

blanco de nácar, rosa, y el tronquito verde cargado de espinas

que no pudieron evitar que fuera cortada, arrancada del rosal

y que a la mar viajara.

No puedo dejar de preguntarme:

¿Prenda de amor que se lanza al agua? ¿Desdeño de amante?

¿O simple promesa de marino,

promesa olvidada al partir la nave?

Quizás una novia, después de admirarla,

la lanzó a la mar pidiendo un deseo

y lleve escondido un beso de amante.

Quizás algún niño la vistió de juguete

que cambió por playa al llegar al agua.

No sé, no adivino, tan sólo presiento

que si la belleza de esta flor marina me ha llegado dentro

quizás a la fauna del Mediterráneo le parezca hermosa.

Sería bonito que, entre las algas,

creciera un jardín de rosas terrenas

y con el color verde y azul de las aguas

se mezclara el blanco y rosa de la flor amada

y un tronco de espinas… para sujetarla.

Entre pensamientos la rosa encantada se ha ido alejando.

Sus pétalos flotan y con la corriente se van separando,.

buscando la página que les corresponde en el Mediterráneo.

Mostrar/Ocultar

 

Mensajes de Septiembre

Mostrar/OcultarEscuchar

A un  once de septiembre

Mi mar me ha traído

mensajes de otro mar,

estallidos de pena de otro pueblo,

lamentos de Manhattan.

El techo del mundo se ha tambaleado

y han caído los gemelos de Nostradamus.

El núcleo del corazón de las finanzas

no resistió el calor del impacto fiero

y las vigas de acero se doblaron – ¡oh, paradoja!-

como el pobre se dobla  frente al poderoso.

Estallidos de pena y de lamento

por el amor propio acuchillado,

por un montón de muertos inocentes

y por no poder evitar lo inesperado.

Mi mar me ha traído más mensajes

de otros pueblos y de otros lamentos:

Palestina, Argentina, Vietnam, Cuba

¡Chile! que tuvo también su once sangriento;

pero éstos ya están acostumbrados al desconsuelo:

no tienen supermisiles,  ni armada, ni dinero…

ni “genuina” libertad;

ésos están al Sur de la zona cero.

Mostrar/Ocultar

 

El día en que los viejos dioses murieron

Mostrar/OcultarEscuchar

Con mi más profundo respeto para los creyentes… y para los agnósticos

El día en que murieron los viejos dioses,

yo estaba paseando por la playa.

Ni tormentas, ni rayos, ni centellas,

ni tan siquiera trompetas estridentes.

El día en que murieron

ni filósofos, ni teólogos, ni historiadores, ni periodistas

supieron hallar justificables argumentos.

Se trasformaron los templos y lugares de culto

en museos, colegios y hospitales;

en salas de estudio y de debate,.

en bibliotecas, hemerotecas y teatros;

algunos, en paradigmas arquitectónicos e históricos.

A partir del día en que murieron,

tuvimos que llamar a las cosas por su nombre:

Al sexo le llamamos sexo;

al deseo, deseo;

al vicio, vicio,

y a los ladrones, según la categoría,

chorizos, banqueros o grandes financieros.

Y olvidamos la palabra pecado.

También cambiamos las excusas y las hipocresías;

las guerras fueron por lo que siempre han sido:

por el poder y el dinero.

Los miedos sólo fueron miedos;

los poderosos lo fueron en su nombre y para sí mismos

y ése fue su verdadero purgatorio.

El día en que murieron los viejos dioses,

nos quedamos sin semanas santas, sin sabbad

sin chantras, sin resurrecciones, sin mitologías.

Sin diablos ni malos espíritus, sin seres de ultratumba,

los paraísos ya no estaban perdidos

y se apagó el fuego del imposible infierno.

El día en que murieron,

los predicadores enmudecieron;

quedaron en paro un millón de monjes, rabinos,

sacerdotes, imanes, sacerdotisas y ascetas;

se disolvieron las sectas, las iglesias reformadas,

las obras místicas y sus negocios de trastienda;

muchos se sintieron huérfanos

mas, sin embargo, ¡herederos!

El resto conservamos los recuerdos

los salmos, los escritos, las canciones;

el buen hacer de muchos honestos creyentes

y el respeto por los humanos profetas

que predicaron la paz y las fraternidades.

Y perdonamos a los que en nombre de los dioses muertos,

a tantos vivos atormentaron.

El día en que murieron,

andaba yo paseando por la playa,

el firmamento no se quebró desesperado

y la mar estaba en calma;

unos niños en vez de rezar, cantaban.

Mas ese mismo día en que los viejos dioses murieron

empezaron – válgame el cielo – a inventar otros, de nuevo.

Mostrar/Ocultar

 

¿Os lo he contado?

Mostrar/OcultarEscuchar

A ese amor del que necesitas hablar

¿Os he contado cómo es ella?

¡Vaya qué olvido!

¡Ah!, ¿os lo he contado?

Bueno, os lo repito:

El viento la espera tras la talanquera

para airear su falda y silbar su encanto;

el río calla para oír su risa,

que contagia dicha y provoca el verso.

¿Os lo he contado?

El camino sueña cada mañanita

que no lleve prisa

y su paseo sea largo y soleado.

¡Ah!, ya os lo he contado.

La colina se asoma a la verde pradera

y relata sus leyendas… para distraerla.

El árbol anciano se sonríe al verla

y agita sus ramas cuando pasa cerca.

¿Os digo de nuevo…?

Es cómplice del viento, amiga del río;

comparte su dicha con pradera y árbol,

colina y camino… primavera y cielo;

todo cuanto veo me habla de ella.

Y yo os lo cuento

Pero… ¿ya os he contado cómo son sus besos?

Mostrar/Ocultar

 

La estación

Mostrar/OcultarEscuchar

Para Jeannette y Víctor

El pueblo tiene una estación,

que no sólo el mar te lleva lejos.

Es pequeña:

los trenes pasan y pasan pero no todos se detienen.

El tráfico cruza y descruza la pequeña estación

como una marea.

Hay un numeroso tendido de cables eléctricos

extraño bosque de troncos desnudos

tupida tela de araña electrónica

que une una estación con otra…

y con otra, y con aquella más lejana.

Unas viviendas asoman luz de hogar

a la casa grande de la eterna espera.

Porque siempre hay alguien, alguien que espera,

alguien en tránsito en la estación pequeña.

Sospecho que algunos viajeros

no son más que espíritus en continua espera

de un tiempo y viaje para el que no están listos

de una salida que nunca les llega

y hasta que la encuentren… ¡esperan!

Observad atentos cuando un convoy llega.

Algunos viajeros, de pie en el anden, con mirada ausente,

ven que no era ése el tren de su vida.

Y en su rostro aparece una extraña mueca:

la marca del tiempo que deja la espera.

Y se va el futuro;

se marcha y se aleja a velocidad de expreso…

sin billete de vuelta.

Sentaos en un banco de la estación pequeña

y escuchad los avisos que en el aire vuelan.

Cuando la cantinela de los altavoces anuncia un arribo,

todos los viajeros quedan en silencio

tratando de oír la oración monótona que ni viaja ni sueña.

Y uno se pregunta:

¿Podrán estas voces entonar canciones

decir unos versos o mecer a un niño?

¿O sólo se trata de sonidos roncos, de gargantas sin alma,

de ecos de la espera?

De pronto el tren llega y vacía su vientre de prisas y de sueños

y vuelve a llenarlo con promesas nuevas.

Prestos suben todos;

yodos con recuerdos, todos con vivencias,

con sus ilusiones,

en tránsito todos

con el equipaje de muda y de seda

con el que es visible y el que el alma lleva.

Y es que para algunos terminó la espera.

Y allí en la estación quedan

los que no subieron al tren que se aleja,

los de otros destinos,

y aquellos espíritus que todavía no encuentran

su lugar y su tiempo, ni el mejor camino.

A veces, la espera nos parece eterna.

Mostrar/Ocultar

 

Gaviotas

Mostrar/OcultarEscuchar

A Richard Bach

Una llamada a la vida es el graznido que lanzan las gaviotas

rompiendo escandalosas la madrugada.

Todo se despierta en el continente

mientras las barcas de pesca regresan victoriosas.

Gaviotas.

Descienden en su vuelo como dardos, muy cercanas;

rozan con sus alas el casco de las naves;

picotean en cubierta buscando restos de la pesca;

se zambullen a por peces vivos desde el aire, ansiosas

como quien busca verdades.

Se cruzan y entrecruzan en sus vuelos;

son un millón de picos hambrientos

con el solo propósito de llenar el buche,

obsesas del consumo y del banquete.

Sobre las rocas parece que reposan;

sin embargo, están preparando una nueva salida

que les dé viento y presa. ¡No hay otros desafíos!

Cada vez que las veo, me pregunto:

¿Habrá entre ellas un nuevo Salvador Gaviota

alguien que pretenda superar la barrera de su esencia,

que quiera cambiar su vida, mejorar su suerte y la de los otros?

Esa “suerte” a que les condenan los que imaginación no tienen,

aquellos que pretenden sociedades de un solo barro:

obediente, disciplinado y moldeable.

Aunque sea cierto que la libertad se consigue volando,

debemos saber escoger vuelo

averiguar si ese el espacio que andamos buscando,

si es nuestro vuelo.

Y preguntarnos: ¿Quién gobierna arriba?

Que no nos engañen con alturas mezquinas

velocidades pobres, libertades condicionadas, democracias vigiladas.

Queremos sentir que volamos muy altos,

con el aire en la cara.

Libres, responsables… y sabiendo

que el cielo está a nuestro alcance.

Mostrar/Ocultar

 

Presuntamente

Mostrar/OcultarEscuchar

A Vicky

Presunto el corazón bate en la ola

presunto de salitre y de latidos.

Y la mar, presunta vida eterna,

ofrece sus caminos y su vida.

Presunta libertad tiene el poeta

de cantar a la mar y a sus caminos

y decirle a la brisa que la quiere…

si alguien puede amar a un viento o a una risa.

Presunta dentellada de la vida

que llega del océano del sentimiento.

Presuntas tormentas del destino

que calan en el mar de las heridas.

Presuntamente, y según se mire,

puede uno estar dentro o estar fuera,

depende del latir de las consignas

y del batir de amores y de besos.

Presuntamente la mar esté atrapada

entre paredes de la tierra altiva

o presuntamente está la tierra enlatada

entre muros de aguas y de orillas.

Presunto, el corazón bate en la ola

presunto de salitre y de latidos.

Mostrar/Ocultar

 

Marejadillas

Mostrar/OcultarEscuchar

Para cantarlas con mi coro, con permiso de Fermín

Al perpetuo murmullo del agua

al eterno golpear de las olas en las rocas

hay que añadirle pasión y fantasía,

como a la vida.

***

No te fíes de la mar tranquila

del que “bien te quiere”

del amor eterno de una primavera,

de los predican a ese dios tan bueno.

***

… mas, navega libre en tu barca,

goza de la amistad buena,

ama cuanto puedas

y escucha al que reza,

aunque tú no creas.

***

La risa, la luz que ilumina las miradas,

está hecha del motivo de la dicha:

es nuestro otro yo que se asoma descarado,

es la cara de la moneda de la vida.

***

¡Vayamos a la mar a por venturas,

busquemos más allá del horizonte,

que, por fortuna, la mar no entiende de fronteras!

***

Te presiento, vives cerca;

miramos el mismo cielo,

pisamos la misma playa,

pensamos las mismas cosas.

Pero no nos conocemos.

 

Para amar no es necesario pasaporte,

ni partida de nacimiento, ni certificados,

y aunque luego vengan los de siempre

a pedirnos sellos y visados,

decidles que vuelvan mañana.

Y procurad que mañana esté cerrado.

***

La vi pasar tan morena

que tuve celos del agua,

de la playa y de la arena.

***

Creí haberte olvidado.

Me desperté de repente

con tu nombre entre los labios.

***

¿Piensas que la juventud

es un don que merecemos?

Pues merecemos poquito;

enseguida la perdemos.

***

¿El tiempo todo lo cambia

o sólo cambia la vida?

***

Hay un lugar encantado

que no precisa banderas.

Donde habitan las palabras

cuando éstas son sinceras.

Construido de materia

con la que hacemos quimeras,

con la que parimos sueños;

es decir, polvo de estrellas.

***

Nadar es como volar:

flotas sujetado al elemento

que luego te hace soñar.

¿Qué importa si el fluido es liquido o es gas?

Lo importante, amigo mío, es que podemos flotar.

***

Y va pasando la vida…

La poblamos de recuerdos,

de penas y de alegrías.

Pero jamás olvidamos

las poesías sentidas.

***

Estar en la escuela era

como estar en la pecera:

enseñaban a nadar…

pero el mar estaba fuera.

***

Toda belleza tiene,

con permiso de las musas,

motivo para cantarla,

excusa para escribirla

y razón para sentirla.

***

Miradas de ida y vuelta:

tus ojos se van contigo

pero tu mirada queda.

***

No olvides estas tres cosas:

que te quiero

que me quieres

y que mañana es presente.

***

Mira al cielo el campesino

esperando ver caer

el agua que tanto espera.

¡Cuánto le cuesta llover!

Y mira el creyente hacia el dios

esperando una señal.

Fija en su retina está

una azul inmensidad.

***

Los vientos, allá en la mar

pueden salvar una vida.

El pescador sabe bien

por qué tanto al cielo mira.

***

Esperamos que, de arriba

nos den arreglo y presentes,

pero la lucha está aquí,

aquí abajo, como siempre.

***

¡Aquélla nube, qué hermosa!

suspira la enamorada.

No se da cuenta que anuncia

tormentas de madrugada.

La noche, brillo estelar,

nos permite contemplar

a mil soles y a una luna

¡Qué tremenda soledad!

***

El infinito se extiende

de igual forma sobre el hombre

no importa que sea rico…

pero sí que sea pobre.

***

Amanece siempre igual

para estúpidos y sabios;

lo difícil es saber

quienes verán el ocaso.

***

Inquieta melancolía

de lágrimas pasajeras;

detrás del sol que se oculta

brillan millones de estrellas.

***

Como aguas que mansas se adormecen

y en ellas los astros se reflejan,

así mi mirada en tus estrellas

se pierde buscando tus miradas.

***

Del rojo manantial de las pasiones

nace el dolor más dulce, el más querido,

si como dolor es entendido

el sentimiento que abrasa y es prendido.

***

Mostrar/Ocultar

 

La tormenta

Mostrar/OcultarEscuchar

Para Gloria y Concha

La tormenta es el grito del cielo

y la pesadilla del mar:

pesadilla y grito en la soledad.

La tormenta es grito del rayo en la noche

rompiendo los tules de las nubes grises,

desgarrando el cielo con luces de asombro.

Y la lluvia cae a bandazos locos,

al compás del trueno, asustando al mar.

La luna esconde entre algodón rojo

las formas extrañas de la tempestad,

y un velero baila la danza del miedo

suplicando al cielo, sujetando el mar.

La tormenta es grito, pesadilla y miedo

del viento que agita al trueno, al rayo, y a la soledad.

La nave sortea la encrespada ola

buscando a una luna que escondida está.

Embrujan al agua feroces destellos

y el cielo parece querer naufragar.

¡La tormenta es grito de dioses y hombres!

Pero poco a poco renace la calma

y se aleja el miedo y la soledad.

El grito se torna en susurro lento, en regreso a casa.

Las serenas aguas conducen la barca a puerto seguro,

besando la mar.

Mostrar/Ocultar

 

De un mar

Mostrar/OcultarEscuchar

A mi padre

Me siento de un mar.

Sé que mi mar no es el más grande

y quizá no sea el más bello, pero es el mío; lo reclamo.

Mi mar, cada mar, tienen su espejo y su alma,

algo que les hace diferentes y distintos.

Mi mar tiene su espacio en la Geografía y en la Historia;

geografía e historia muchas veces compartida con otros mares:

páginas comunes para destinos comunes.

El Mediterráneo es mi mar

baña siempre las mismas costas,

le envuelven los mismos litorales.

Desde la memoria de los siglos llega puntualmente a todas sus playas

mientras hombres y paisajes cambian y mueren.

Su vientre es vida: flora y fauna propia que le distingue de otros mares

Y lo diferencia de otras aguas

que no son ni mejores ni peores, sólo distintas.

Para mí es el más hermoso y su cielo el más azul que he visto.

Pero debo confesar que no he visto todos los mares,

ni me he bañado en todas las playas, ni he mirado todos los cielos.

Y sé que no tendré tiempo de hacerlo.

Por tanto, perdonad mi juicio totalmente subjetivo

guiado por el amor y la libertad de decisión.

Soy de una mar y de un tiempo: el mío

y el vuestro, si queréis,

porque quiero compartirlo con vosotros.

Aunque cuando me leáis

haga ya mucho tiempo que soy Mediterráneo.

Mostrar/Ocultar

 

El mejor timonel

Mostrar/OcultarEscuchar

A Bárbara y a Patricia

Un alma a la deriva, una sombra de velero,

un mástil roto era Manuel.

Manuel tenía un recuerdo.

Un recuerdo triste que compartía con los vientos: un amor.

La había amado tanto como a la libertad y a la mar.

Ella asoló su corazón cuando mejor cosecha tenía,

escoró la nave de su vida

y rompió un mundo común que habían inventado.

Y el mejor timonel se refugió en la escotilla de la soledad,

rodeado de vapor de alma y sumergido en alcohol.

Un día la tormenta sorprendió a su barco.

Tambaleando por la bebida, cogió el timón;

sus manos no le obedecieron.

La nave, sin rumbo, quedó a merced de las terribles olas,

llorando al viento.

Pudo ser una tremenda desgracia.

El mar, compasivo, embarrancó el navío sin hacerlo suyo.

El mejor timonel dejó su oficio.

Vagó y vagó por puertos y cantinas recordando a la mar

olvidando aquellos ojos que le hirieron.

Un día, descubrió ternura y caricias en las manos de otra mujer.

Encontró risa en sus albas y suspiros en sus noches.

Y se vio en otros ojos y besó otros labios.

Rompió las botellas, rescató el alma y volvió a la mar.

El mejor timonel lleva de nuevo la nave

por caminos de bonanza y estelas de futuro.

Sus recuerdos vuelan hacia la amada que le espera, allí, en el puerto.

Los vientos alisios soplan calientes y felices.

Mostrar/Ocultar

 

Hoy he dormido en la playa

Mostrar/OcultarEscuchar

En recuerdo de Karina

Sobre una vieja barca

cansada de navegar,

me sentí hoy soñoliento.

Y con Morfeo quedé

mirando el circo de plata

resbalando en el cristal.

Y soñé sobre la barca,

en la playa, junto al mar.

Compañeros de acampada,

pescadores, ¡qué paciencia!

con la caña y el sedal

a lo largo de la orilla

y esperando la señal.

Hoy he dormido en la playa

y los peces en la mar.

He despertado entre velas,

oliendo a brea y a sal,

imaginando horizontes

¡Qué hambre de navegar!

Hoy he dormido en la playa…

mañana lo haré en la mar.

Mostrar/Ocultar

 

El silencio

Mostrar/OcultarEscuchar

Para Paula y Raquel

Me gusta el silencio cuando es deseado.

Me gusta en las madrugadas

cuando las desoladas playas son todo silencio.

Un silencio sólo roto por el golpe de las olas

tratando de parir una nueva Afrodita.

El golpe de las olas no es ruido, es música;

murmullo de platillos y redoble de timbal: música.

Es la música que acompaña al recuerdo:

la música del silencio.

Al amanecer, los gritos de las gaviotas y los rumores de la costa

disfrazan definitivamente mi silencio.

Sin embargo, ya es tarde, ya lo he vivido

ya he sentido esa paz y ese abrazo interior

que producen la ausencia de ruidos.

En busca del pequeño milagro del silencio, sabio y elegido

salgo a la mar.

La costa es una pequeña mancha en el paisaje lejano, un suspiro.

El motor se detiene

y las velas toman el relevo cómplices del viento,

amando el silencio que la calma marina les proporciona.

Las olas, frescas y calladas, me iluminan el rostro.

Dicen

– los vencedores-

que el silencio es la compañía de los vencidos.

La verdad es que el silencio permite la mayor victoria:

Oír al otro yo que llevamos dentro, y comprendernos.

Mostrar/Ocultar

 

La barca del pescador

Mostrar/OcultarEscuchar

Para Mamen novia del mar

No entiende de lujos, ni sabe de adornos;

todo lo que lleva tiene su destino para la faena.

Es risueña y bonita, como una doncella.

Su nombre de guerra es el más sencillo,

es nombre de viento: Garbí, Tramontana, Mistral o Levante,

o nombre de novia: María, Rosita, Carmen o Maite.

La quilla de roble, cuadernas de pino con aroma a brea,

vestida de verde, de azul o de perla: ¡Qué bonita queda!

La barca del pescador, sencilla y austera,

cargada de redes, nudos de esperanza.

Para levar lista… y para ser amada.

¡Y tú mar la esperas!

como a aquella novia que alegra la vida y llena de dicha,

porque junto a ella surge cada día un nuevo prodigio,

una vida nueva.

Mas tu inmenso regazo tiene mil sorpresas.

Tus aguas tranquilas pueden convertirse en feroz pesadilla,

en brutal tormenta que asuste a los hombres

y lleve a la barca, como cascarón, por donde Eolo quiera.

O quizás la noche pueda ser tranquila,

y extiendan las redes en el agua mansa y quieta.

Y de tu regazo, dulce mar amiga, saquen la riqueza

y llenen la barca pequeña y discreta.

Al llegar a puerto,

cargada la barca de frutos de mar y deber cumplido,

pasará orgullosa entre aquellas otras de nombres sajones

y potentes motores:

vanidad y espejo de los nuevos ricos.

Mostrar/Ocultar

 

La viuda del mar

Mostrar/OcultarEscuchar

Homenaje a Alejandro Casona

Subiendo la cuesta del cementerio la he visto.

Era la viuda del pescador – una de tantas-,

callada y fuerte; sobre todo, fuerte.

Desde el sencillo cementerio se ve el mar.

Es el mismo mar que le devolvió a su pescador

roto como un pelele

el mismo mar al que ella quiso tanto.

Dicen que es doble viuda:

viuda del pescador, viuda del mar.

Ya no tiene ni al uno, ni al otro.

Amó a ambos y a ambos ha perdido:

uno, en la tormenta; otro, en el horizonte.

Porque esa cinta azul

ese trazo ondulante de costa, al pie del cementerio

dejó de ser su mar,

y ahora tan sólo es un paisaje,

un recuerdo, una pesadilla.

A la viuda del mar no se la ha visto llorar;

sin embargo, sé que llora.

Y sé que el mar, cuando la oye, llora también;

llora con dolor de plata y lágrimas de sal,

llora con el llanto del culpable.

¡Se quisieron tanto la viuda y el mar!

Mostrar/Ocultar

 

Tu danzas, yo sueño

Mostrar/OcultarEscuchar

A Miguel Sesma y a sus improvisaciones

Danzas y rompes con tu cuerpo

el lugar y el tiempo.

Giras como gira la tierra.

Y ondulada en sueños

te vas y regresas

como una marea de espumas y besos.

Noto mis sentidos

cómplices y tiernos,

y en la piel, el fuego

que encienden tus senos:

sensuales lunas

de baile y deseo.

Danzas.

Tus manos reclaman

el tacto del cielo.

Tus dedos prolongan

el salto imposible

lleno de belleza

y de feliz regreso.

Danzas.

Y vuelo contigo

a un mundo de espacios

rotos por tu cuerpo.

Tú danzas, yo…

sueño.

Mostrar/Ocultar

 

Lluvia

Mostrar/OcultarEscuchar

Para Nathalia

El mar ha tomado un tono gris, como el del cielo.

Cúmulos formando un extraño cortejo

de novias de velo largo acompañando a la luna.

Lentamente, el disco plateado ha ido cediendo

y se ha dejado envolver entre sábanas.

Aquellas nubes, aparentemente corteses,

se han transformado en grandes nubarrones

de mitológicas apariencias.

Y el día ha llegado huérfano de sol,

con una extraña bóveda ausente de pájaros y de luces.

Las olas se han encrespado cuando el cielo se ha cerrado

y el dios de la lluvia ha llorado sobre la tierra y el mar.

Y grandes deben de ser nuestros pecados,

o mucho el vapor de agua acumulado,

porque la cortina tenue del principio

ha dado paso a una catarata de gruesas lágrimas.

La tierra, dichosa, acoge el don de la lluvia.

La mar, madre de todas las aguas,

abre sus brazos envueltos de espuma a sus hijos.

Ríos, arroyos y torrentes cargan sus caudales,

depositan su cristalina ofrenda de música transparente

en valles, campos, sembrados y cultivos.

Flores y plantas canturrean a los sones de ésta misma música.

En el jardín, la lluvia ha multiplicado olores y colores.

las últimas gotas resbalan por pétalos y hojas

hasta empapar la tierra.

Un sensual aroma de tierra húmeda y fértil invade el espíritu.

Las aves aparecen tímidamente;

son como pañuelos de colores que secan el plañir del cielo.

La postrer perla se ha detenido en mi mano

y el sol me la ha robado para devolvérsela a la Mar.

Mostrar/Ocultar

 

Os cuento como es la mar

Mostrar/OcultarEscuchar

A todos los amigos de DFA

A los que buscáis respuestas

sin poderlas observar,

a los que oléis la rosa

mas no la podéis contemplar,

quiero contaros – si puedo –

los colores de la mar.

Imaginad un enorme espacio

tendido como un cristal,

cuajado de hermosos brillos,

¡una sábana sedosa!

de un cálido trasparente

con los tonos de la sal

jaspeados por los vientos.

A los que imagináis horizontes

sin poderlos otear,

a los que tenéis esta percepción sensible

superior a visionar

quiero contaros – si puedo –

los matices y pigmentos

que tiene mi amigo el mar.

Imaginad una alfombra

que podéis chapotear,

de la que saltan mil luces,

en las que el sol se refleja.

¡Una sinfonía acuática!

Que cuando el sol se retira,

toma el relevo la luna

y muda en plata el oro

del pentagrama del mar.

¡Ay si yo pudiera contaros cómo es la mar!

Escuchad cómo rompen

las olas en la escollera,

cómo llegan a playa

cansadas de navegar

y sin embargo, risueñas.

Una en pos de la otra, en sinuosos desfiles,

en vaivén encarrujado una tras otra se elevan,

y al chocar todo es espuma, belleza y magia;

y luego, mansamente, en retirada regresan

al regazo de la mar.

¡Ay, si uno supiera contaros la alegría de la mar!

Imaginad al cielo besando

la enorme cara del mar.

Y a ese horizonte eterno

salpicadlo de chispitas y destellos,

le ponéis velas y viento

y sazonadlo con sal.

A los que amáis lo bello

y no lo podéis mirar

con órganos que retratan,

pero sabéis admirar, ver, sentir,

imaginar con vista más perceptible;

con vosotros, yo quisiera compartir

– si soy capaz de expresarlo –

¡los colores de la mar!

Mostrar/Ocultar

 

Mundos distintos

Mostrar/OcultarEscucharBolero cantado por Luzmila Mercerón

No podemos coincidir;

pisamos mundos distintos.

Yo navego por el mar,

tú cabalgas sobre el viento.

No podemos coincidir;

nos perdimos en el tiempo.

Yo capeo el temporal,

tú cruzas el firmamento.

No podemos coincidir;

ni siquiera con un beso.

Tú te atreves a besar,

yo persisto en el recuerdo.

No podemos coincidir;

la mar nunca besa al cielo,

pero se llena de él

cuando llueven los: te quiero.

No podemos coincidir;

somos la razón de un sueño.

Si no quieres compartir,

no le llames sentimiento.

No podemos coincidir;

somos alma de un bolero.

Cuando tú me dices ven,

yo todavía lo pienso.

No podemos coincidir;

ni siquiera con un beso.

Tú te atreves a besar,

yo persisto en el recuerdo.

No podemos coincidir;

la mar nunca besa al cielo,

pero se llena de él,

cuando llueven los: te quiero

No podemos coincidir;

ni siquiera con un beso.

Tú te atreves a besar,

yo persisto en el recuerdo.

En el recuerdo.

Mostrar/Ocultar

 

Pinceladas

Mostrar/OcultarEscuchar

Para Carlos

Un cuadro de mar, una marina,

una pintura mojada sobre una tela de sal,

un paisaje de la mar:

olas y espuma batiendo sobre la arena y las rocas;

al fondo, en el horizonte, una barca navegando,

batida por un garbino que no cesa de soplar.

La voluntad de un artista que quiso pintar la mar.

Colores verde botella y verde profundidad.

Media docena de azules:

azul de cielo, horizonte, azul de ave y de vals,

azul marino y turquesa, azul de azules de mar.

Una blanca vela al viento y un viento de blanca paz

sobre aparejo escarlata;

hinchada la vela está, preñada de aire y fuerza,

rutas y estelas del mar.

Ocres colores tierra para la arena y las rocas

que, eternas, seguirán besando el mar.

Imaginación de artista: pinceles, tela, acuarelas

enamoradas del mar.

Mostrar/Ocultar

 

Proa al viento

Mostrar/OcultarEscuchar

A los pequeños navegantes

El viento quería hablar

y darme noticias tuyas

allá, en mitad de la mar.

¡Proa al viento!

¡Proa al viento!

Virad el rumbo del barco,

qué mi amor se quedó en tierra,

allí dónde sopla el viento

y hace espumas de sal.

¡Proa al viento!

¡Proa al viento!

Qué mi mascarón sonríe

al poner rumbo a la playa,

mientras corta en dos la mar.

¡Proa al viento!

¡Proa al viento!

Soy capitán de mi barco.

Soy el actor de mis sueños.

¡Proa al viento! A navegar.

Mostrar/Ocultar

 

El corredor de las flores

Mostrar/OcultarEscuchar

Para Carmen

Tengo en el templo de Esculapio

recuperándose a una amiga.

Está en el corredor de los infantes,

allí donde la mar sólo es paisaje,

allá donde el amor se torna carne.

Se cura de la herida de la vida

sin perder la sonrisa… ni el talante.

Le han esquilado –era necesario-

los rizos que ella más preciaba.

Para poder hurgar en sus hechizos

aquellos que, por curar, viven su vida.

Bajo la tibia luz de su descanso

le pregunté si algo deseaba,

y ella, sonrisa blanca,

me pidió que levantará su almohada.

Y al oído, en susurro amante,

para las flores que le dio otro amigo

solicitó un búcaro: “Se van a morir si no las salvo.”

El recipiente de aguas mansas y tranquilas

guardó el secreto del jardín lejano.

Y las flores aliviadas suspiraron

adivinando la pronta primavera.

Tengo una amiga en el templo de Esculapio

que anda salvando flores mientras sana.

Mostrar/Ocultar

 

Asfalto

Mostrar/OcultarEscuchar

En homenaje a Rafael Alberti

Ciudad de asfalto, cemento y muro;

de calles que no conducen a las veredas soñadas.,

de artificiales colinas, de ladrillos, de rutina.

No sé por qué estoy aquí

si a mí me gusta la playa

si yo quiero ver el mar,

estar entre arena y agua.

¡Dejadme que vaya al mar,

a pasear con mi alma!

Mostrar/Ocultar

 

El galeón hundido

Mostrar/OcultarEscuchar

Para Ana Cris, pirata en tierra adentro

Allá donde el Mediterráneo se refresca

en las corrientes vivas del Golfo de León.

Allí, frente a una costa agreste y hermosa,

herida por el tiempo y por la gente, pero todavía viva

está el galeón hundido.

Lo cuentan los viejos pescadores,

lo escucharon de sus ancestros;

la historia se repite y se trasmite

de generación en generación,

a la luz de la lumbre en los días de feroz tramontana:

“Frente a esta costa, en un profundo banco de arena

duerme el Galeón… y sus tesoros.”

Tenía nombre de santo, una fuerte quilla,

cuatro puentes y tres mástiles.

Correo de las Indias

en guerra por el Imperio

donde no se ponía el sol.

Isla flotante rodeada de cañones y de corsarios.

Roble de Soria, pino mediterráneo

almas castellanas y dineros de Aragón.

¡Y a la mar a por tesoros!

¡A por el inglés!

¡A por esclavos de África y a por el oro de las Indias!

Y sangre en los puentes

y en cubierta, plasma de batallas.

Sangre india en cofres de plata,

sangre de ébano en las bodegas, ¡sangre!

No es de extrañar que con el peso del oro,

de los cañones y de las culpas,

se fuera el galeón al fondo.

No es de extrañar que en su caída

se llevara sus mástiles, su casco de roble,

sus cuadernas de pino y su nombre de santo,

todos sin culpa.

Dicen y afirman que muchos

han tratado de hallar al galeón y a su tesoro

sin suerte.

Mientras, allá en el fondo

las algas crecen indecentes

sobre el oro que hace felices a los hombres.

Oro que costó vidas,

oro para reyes indignos y personajes indignos,

oro para iglesias con voto de pobreza,

oro para comprar almas y cuerpos,

oro para el rey de oros.

Indiferente, la mar, lo guarda sin asombro.

Mostrar/Ocultar

 

Hacia el mar

Mostrar/OcultarEscuchar

Para Cristina y Paco

El airado torrente

la fuente clara,

el momento fugaz

de una mirada,

llenan de agua el río,

de fuego el alma.

Descienden las aguas intranquilas

cabalgando sensuales sobre el río.

Corren las caricias y los besos

deslizando y despertando los sentidos.

Son naves misteriosas y embrujadas

que navegan hacia el mar,

hacia el destino.

Nacidos para el amor

los cuerpos que al vibrar son como velas,

al impulso del viento se estremecen

y van hacia la mar, a la marea.

Cierro los ojos para ver lo invisible,

para sentir el beso que me quema,

y envidio al agua porque besa

al llegar a la mar la playa entera.

Hacia la mar bajamos victoriosos,

como los ríos cantamos al paisaje,

felices buscamos los recodos

hacia la mar, sobrados de equipaje.

No quedará arena sin tus huellas,

cual fina lluvia lo mojaremos todo,

invadiremos el mar con tu belleza

y compartiremos con él la vida eterna.

Y todos juntos, caminos y riberas,

manantiales, abrazos y deseos,

como en un diluvio pleno de poemas,

iremos hacia el mar buscando besos.

Al llegar a la mar

-¡Oh dulce arribo!-

Atracaremos juntos los navíos,

replegaremos velas a los vientos

y echaremos el ancla del destino.

Y por siempre -sí, por siempre-,

plenos nuestros cuerpos del fluido

que ha tomado la forma de las almas,

navegaremos por un mar de madrugadas.

De torrentes voraces

de lluvia fresca

de momentos felices

de primaveras:

La fuente se ilumina,

el alma sueña.

Mostrar/Ocultar

 

Consejos

Mostrar/OcultarEscuchar

A quien los precise

No apagues la luz

sin indagar por qué la han encendido.

No levantes muros

sin saber quién queda a cada lado.

No recorras el camino

si no te gusta el paisaje.

No asciendas a la cumbre

si en el valle está lo que amas.

No desciendas al abismo

sin conocer su sima más profunda.

No le llames sentimiento

si no vas a compartirlo.

No des la espalda a la vida

sin haberla aún vivido.

¡No lo hagas!

Mostrar/Ocultar

 

Cuando mi barca llegue

Mostrar/OcultarEscuchar

En memoria de Julio y Carlos

Cuando mi barca llegue a su Occidente

si no he sido barrido por el rayo

o mis células fagocitadas por sus hermanas locas

quisiera compartir mi gastado equipaje.

Quiero que mis pupilas vean, en otros ojos

otros amaneceres, otros remansos.

Que la luz, a otra vista negada, invada e inunde de miradas otros horizontes y

otros mares.

Deseo que mi corazón se bata en otro pecho amigo

y se diga sorprendido: “Eso, ya antes lo he vivido.”

Y que vuelva a latir y a sentir por duplicado,

envuelto en celofán de otros deseos,

y pueda volver a amar y a ser amado.

Y después de compartir lo que precisen, el resto:

piel, huesos, músculo y carne

junto al laberinto del cerebro

– mezcla de sentidos y recuerdos

plagado de preguntas y respuestas -;

todo, que lo conviertan en nívea ceniza y arrojadla a la mar,

que, cual velero, navegará de azul… eternamente.

Pero si antes, por azar o por destino,

la mar celosa para sí reclamara a su amigo fiel y enamorado

quiero que sepas que a la mar he descendido

y me llevo conmigo el equipaje.

Mis pupilas contemplaran en su acuario

un corazón retenido por una mar solícita y amante.

La monda y pulida calavera será refugio de peces y corales.

Cederé mi cuerpo a las estrellas

que se bañan alegres

las noches de verano.

Y mis vísceras serán el alimento

del lugar donde el ciclo de la vida dio comienzo.

Mas, nadie se va mientras le piense alguien.

Cuando lo precises, regresaré desde la mar,

ya transformado en espuma

a golpear las puertas de tu playa.

Volveremos a leer estos poemas,

aunque sólo tu voz hable por ambos.

Y al pasear de nuevo por la playa

verás mi nombre, por invisible dedo dibujado,

allí en la arena,

justo en el lugar en que nos amamos.

Mi sonrisa será esa marea

en la que te bañas las noches de verano

y tan sólo con desearlo,

estaremos juntos, aunque ya no esté a tu lado.

Cuando mi barca llegue a su Occidente,

navegaré por el azul

eternamente.

Mostrar/Ocultar

 

Cuando duermen los poemas

Mostrar/OcultarEscuchar

Para Mercedes y su curso del 2004

Quedó allí, sobre la mesa,

la poesía dormida,

y dormidos los recuerdos

en viejas estanterías.

Escucho aún las pisadas

y los ecos de tu huida.

¡Cuánto duelen los silencios

desde las bocas vacías!

¡Cuánta sed hay en los besos

que se pierden cuándo faltas,

cuándo lloras, cuándo marchas!

Traté de besar recuerdos

mas no sabían a nada.

Soñé que al gritar tu ausencia

me robaban las palabras,

dejé de sembrar caricias

en tu olvidada almohada.

Quedó allí, sobre la mesa,

mi poesía dormida;

mañana, si tú regresas,

le devolverás la vida.

Mostrar/Ocultar

 

Ciencia exacta

Mostrar/OcultarEscuchar

Para Macu, la amiga que todos deseamos tener

Buscad el volumen exacto del alma.

Hallad el peso de un sentimiento.

Calculad la vida que prolonga un beso.

¿En qué punto concreto

se cruzarán la abscisa

y la ordenada

del amor y el tiempo?

Recordad que un día,

en el concierto de las derivadas

que os dio la vida,

hallaréis el punto crítico

de vuestros sentimientos.

A ciencia exacta y conciencia cierta,

no busquéis ecuaciones para decir ¡te quiero!

Elevad la raíz de porvenir que os queda.

Decidme el valor de aquel primer beso.

Restadle importancia al tiempo perdido,

que sólo es exacto el tiempo vivido.

Mostrar/Ocultar

 

Mirad las olas

Mostrar/OcultarEscuchar

A mi hermana

Mirad las olas.

Un mar extendido a los recuerdos

es el mejor de los consuelos

cuando la felicidad se va de nuestro lado.

El ir y venir de las ondas nos muestra

los continuos vaivenes de la fortuna,

del amor, de la vida misma.

Es preciso leer en el flujo y reflujo

es vital entenderlos, comprenderlos.

No como un oráculo irrefutable

sí, como conocimiento esencial:

dormir no es morir,

penar no es desesperar,

llorar no es estar triste,

mojar no es inundar…

no siempre.

Contemplad las olas,

observad su ondeo imperturbable .

Un sereno mar abierto a nuestros ojos

es emotivo, deslumbrante,

hace volar la imaginación y la esperanza;

nos trasmite vida, nos trae la calma.

Mostrar/Ocultar

 

Lejos

Mostrar/OcultarEscuchar

Para mis sobrinas

Lejos
Te has ido lejos

no a una distancia kilométrica,

pero lejos.

Ni siguiera a otra galaxia

y, sin embargo, ¡tan lejos!

Crece un espacio tan grande

que caben los sentimientos,

la ausencia y las nostalgias.

Y el tiempo.

Lejos, ¡tan lejos!

que grito tu nombre y lo escucho dentro,

y aunque parezca que pueda alcanzarte

sólo con alaaargar mis sueños,

sé que, tú, seguirás lejos.

¡Ay! ¡Tan lejos!

Mostrar/Ocultar

 

La pregunta

Mostrar/OcultarEscuchar

Para Ana

El tiempo nos había visto pasear juntos

y abrir muchas ventanas a la vida.

¡Multitud de estelas comunes

pintadas en un mismo mar!

Sólo nos quedaba andar el camino de vuelta.

Le pregunté: ¿Has sido feliz?

Y hubo un silencio espeso,

un silencio cuajado de momentos,

el peor de los silencios.

Ya solo, lloré amargamente

como sólo pueden llorar los perdedores.

y los poetas.

Mostrar/Ocultar

 

El faro

Mostrar/OcultarEscuchar

A Jacinto, otra ola en tierra adentro

¡Arriba, arriba!

Como una señal que indica al cielo,

como una torre de ajedrez de costa.

Faro del Mediterráneo: haz de luz que a la negrura barre,

esperanza en la bruma, linterna en la distancia.

Es el ámbar de luz,

el destello esperado cuando se busca la costa,

cuando se desea el regreso,

cuando la habilidad no basta y hay que amarrarse a la esperanza.

El faro viste la escollera.

Vigilante sobre el lecho de Ran, siempre en guardia

siempre despierto.

En su soledad de asceta gira y gira,

juega con las estrellas,

compite con la luna a darle color al mar,

en romper la noche oscura.

De Alejandría a Rodas, del Cap de Creus a Finisterre

destellos de luz siempre atentos.

Cuántas veces precisaríamos, tierra adentro,

en la tempestad de las grandes ciudades,

una luz clara que nos orientara, que nos advirtiera.

Y así, nuestra barca regresaría a la playa segura

desde el brutal océano de cemento y ambiciones.

¡Arriba, arriba, que todavía hay luz!

Mostrar/Ocultar

 

Pacto entre dos

Mostrar/OcultarEscuchar

Para Maripi y Javier

Hagamos un pacto:

te propongo, juntos vivir el momento

y olvidar que un día soñamos envejecer en brazos de otros.

Firmemos un pacto:

un pacto sin tinta, ni documentos

un pacto y acuerdo para andar juntos

mientras dura el mundo

o sólo hasta que pienses que tú andas más deprisa,

o quizá hasta que alguno se quede en la orilla

mientras el otro imagina nuevos horizontes.

Hagamos un trato:

yo cierro los ojos mientras tú me besas;

si cuando los abra sigues a mi lado,

será que deseas compartir más besos.

¿Cerramos el trato?

Mostrar/Ocultar

 

Contradicciones

Mostrar/OcultarEscuchar

A tantos amores con contradicciones

Es una contradicción el que yo te quiera

y que al mismo tiempo verte no quisiera.

Medito y medito la sutil frontera

entre no perderte y mantenerte fuera

de mis sentimientos, de mis “ventoleras”.

Pero no consigo hallar la manera

de buscar la justa relación de fuerzas

para mantener este fuego ardiente,

pero no quemarme en tan ardua empresa.

Es una contradicción el que yo te quiera

y que al mismo tiempo no luche de veras.

Mostrar/Ocultar

 

No sé

Mostrar/OcultarEscuchar

Para Yolanda, voz entre las voces

No sé si esta noche es así de bella

o si tú la has vuelto bella al compartirla.

Me acojo en tus brazos que son el anuncio

de que la ternura reside entre sus fronteras

y río los besos, los gestos y huellas

que deja mi fuego prendido en tu hoguera:

la noche está bella.

Navego en tu vientre

bajo la patente de una sola bandera,

la que ondea al viento

con las olas cálidas de los sentimientos y la libertad:

la noche es libre.

Y entre suspiros nuevos de caricias viejas

no pregunto nada, mientras vuelo el vuelo

del espacio abierto que me da tu cama

¡Queda tanto cielo aún por explorar!

Dime, amor, si esta noche

es bella por bella

o porque es de los dos.

Noche libre y bella para compartir.

Mostrar/Ocultar

Fantasías naturales

Mostrar/OcultarEscuchar

Para Yolanda, voz entre las voces

No sé si esta noche es así de bella

o si tú la has vuelto bella al compartirla.

Me acojo en tus brazos que son el anuncio

de que la ternura reside entre sus fronteras

y río los besos, los gestos y huellas

que deja mi fuego prendido en tu hoguera:

la noche está bella.

Navego en tu vientre

bajo la patente de una sola bandera,

la que ondea al viento

con las olas cálidas de los sentimientos y la libertad:

la noche es libre.

Y entre suspiros nuevos de caricias viejas

no pregunto nada, mientras vuelo el vuelo

del espacio abierto que me da tu cama

¡Queda tanto cielo aún por explorar!

Dime, amor, si esta noche

es bella por bella

o porque es de los dos.

Noche libre y bella para compartir.

Mostrar/Ocultar

 

Tu agenda

Mostrar/OcultarEscuchar

Para Isabel

¿Por qué mi nombre

no estaba en tu agenda?

Si tu agenda es vida

que en el tiempo espera.

Estas páginas blancas, verdes y amarillas

que guardan secretos, besos y citas,

¿por qué no tendrán

mi nombre en sus líneas?

Será que este año no estoy en tu lista.

Mostrar/Ocultar

 

Apenas

Mostrar/OcultarEscuchar

Para Joaquín transgresor de la imagen

Apenas si queda algo más que aquella fotografía.

Apenas el recuerdo de un flash rompiendo la penumbra.

Encogiste los muslos contra tus senos,

y tus piernas, recogidas y cerradas,

escamotearon la gloria al ojo del objetivo:

Avant d´arriver au Paradis

nous devons gagner le Ciel.

Ladeaste el rostro sobre la izquierda,

el lado mágico donde el corazón se inclina,

y tu pelo cayó como la bruma

sobre el cuarto creciente de tu rostro.

Sonreíste.

La lente captó este segundo

tratando de pintar un paisaje eterno.

Del que ahora, dispuesto el tiempo,

sólo perdura un kodak tatuado con tu imagen

y una sombra.

Lo otro, lo nuestro, lo importante

quedó suspendido entre aquel flash y el instante huido.

Apenas un deseo revelado.

Apenas, la revelada imagen de un deseo.

Le temps passe,

le souvenir reste.

Puede referirse a un amor o a este libro de poemas, que quieren irse contigo

Mostrar/Ocultar

 

Llévame contigo

Mostrar/OcultarEscuchar

Llévame contigo al país del sentimiento,

a la patria de todos

al rincón de los espejos.

Llévame contigo

no dudes ni un instante;

sólo con mirarme, hago el equipaje

y lleno las maletas

de semillas de besos.

Llévame contigo al reino de lo nuestro,

a la nación celeste

al jardín de yedra verde.

Llévame pronto contigo,

ni un instante lo dudes;

tengo la mochila llena

de caricias y simientes.

Mostrar/Ocultar

 

Fin de “Ola en tierra adentro”

Mostrar/Ocultar

Un día dejé mi mar y me fui tierra adentro.

Sin embargo la mar no me olvidó, ni yo a ella

Hoy me ha escrito un mensaje, una misiva de amor:

“Besando las rocas, salpicando el arenal de mi soledad, intuyo tu regreso, sé

que volverás.

Me lo dicen mis olas en su inquieto repicar.”

Mostrar/Ocultar

 

Homenaje a Goya

Homenaje a GoyaEn el año 1996 en homenaje por el 250 aniversario del nacimiento del genial Francisco de Goya, la Casa de Aragón en Lleida convoca la tercera edición de su Premio de Poesía Sant Jordi, que gana mi poemario Llums (Luces). Se trata de una recopilación de doce poemas escritos con la luminosidad del Catalán y la claridad del Castellano. En todos ellos, la luz – o la falta de ella – tienen su protagonismo.

La luz nos permite disfrutar de los colores, nos ayuda a percibir sensaciones y, como el amor, ilumina nuestras vidas.

Llum de matinada

Mostrar/Ocultar

La matinada em desperta

com una cançó estimada

moltes vegades sentida

per això mai no oblidada.

Veig gavines enlairar-se

d’ençà el blau cel hi vigilen

el peix que serà el seu àpat.

Somnio davant la mar…

Qui no s’ha sentit sol al món

sobre la platja mullada?

I aquesta sensació

de què la vida comença?

De ser l’últim ésser de l’orbe

o el primer en la renaixença?

Principi i fi es confonen

amb la solitud tremenda

de veure la llum del sol

sortir com ara i com sempre.

La llum de la matinada

duu records de pluja fresca,

olors de terra mullada

y colors de fruita verda.

Esguardo l’oneig de l’aigua.

Ones tranquil.les, en calma,

que amb la claror s’engalanen.

I penso: Si estem aquí

és perquè a la matinada

arriba la llum de l’alba.

La inútil filosofia

de què la terra és dels homes,

fuig amb la llum del dia.

La terra és, per a la vida!

Mostrar/Ocultar

 

A cau d’orella

Mostrar/Ocultar

A cau d’orella et diré

que no hi crec amb els fanàtics.

A cau d’orella et diré

que ells no hi creuen en nosaltres.

Tenen l’horitzó petit

com tenen petita l’ànima.

Mostrar/Ocultar

 

Llum de migdia

Mostrar/Ocultar

H i cau un sol de justícia

però de justícia humana

d’aquella que diu: els pobres,

han de patir solellada.

Sol de treball per las dones

i pels homes que treballen.

Ombra per la gent que espera

viure de la suor d’altres.

Llum de migdia

que il.lumina les carenes,

turons,vinyes i rosers

i a tots els dóna la vida.

Sota la llum del migjorn

queda clara la Natura

i clares les intencions

de la gent i les criatures.

Ajuda a conèixer els homes,

perquè no se’ls coneix bé

fins que no tenen la força;

fins que gaudeixen poder.

Llum de migdia per a tots

terra pels camperols,

xarxes pels pescadors

claror pel Poble i cultura.

Hi ha un sol de migdia

que demana per tothom

treball, igualtat, justícia.

La llum de la llibertat!

Mostrar/Ocultar

 

Viu el moment

Mostrar/Ocultar

Encara no has tastat

el gust que té la vida?

Dons tasta el que té el mar

en qualsevol marinada.

I amb els llavis dibuixa

sobre una pell estimada

poemes sense paraules.

Escolta que diu la pluja!

mentre sens tritllejar l’aigua:

Viu el moment en que estàs

avui és avui no demà.

Mostrar/Ocultar

 

Petjades

Mostrar/Ocultar

Demà m’ aixecaré per veure

les petjades a la sorra.

Petjades que vaig deixar

al caminar a les fosques.

Petjades que s’endugué

la mar, la pluja i l’aire.

L’esclat de llum em permet

sentir idees i ganes.

Poder deixar les petjades

damunt del paper marcades

que només puguin esborrar

el temps, l’oblit i les flames.

Mostrar/Ocultar

 

La Dama de’l Alba

Mostrar/Ocultar

Només que ella arribi

la veuré venir…

l’he vist caminar,

pels llocs de l’ombra

on sents molt plorar.

Però encara és d’hora!

-Així hi vull pensar –

Només que ella arribi

la veuré al costat,

vindrà just per l’alba

la estaré esperant

amb la feina feta

i un llibre a les mans.

Només que ella arribi

tot s’haurà acabat

però encara és d’hora

tinc molt que estimar.

Mostrar/Ocultar

 

Las miradas quedan

Mostrar/Ocultar

Miradas de ida y vuelta,

espacios de luz y tiempo.

Estos ojos tan profundos

que perfilan un misterio,

son los embajadores

de los labios, de los besos.

Miradas de ida y vuelta,

tus ojos se van contigo

pero tu recuerdo queda.

Mostrar/Ocultar

 

Luz y colores

Mostrar/Ocultar

¡Qué verde era el prado en la ribera!

¡Qué azul era el regalo de tus ojos!

Qué bellas aquellas primaveras,

cuando el color era color,

brillo y luz, sólo belleza.

¡Qué inmenso atardecer rojizo!

¡Qué húmedos aquellos labios rojos!

Qué hermosa fue la vez primera

cuando el amor era amor,

pasión y gozo.

Pero el tiempo cambió a gris intenso

¿De qué color despintamos las promesas?

El olvido fue como el magenta

y el Otoño ocre y violeta.

¿Qué fue de la verde ribera?

De tu mirada azul,

tus rojas fresas.

¿Y qué fue de aquella vez primera?

Cuando el amor era amor,

no sólo siega.

Mostrar/Ocultar

 

Deseos

Mostrar/Ocultar

Quisiera ser el poeta…

de mi soledad, poeta.

De las velas y los vientos,

de aquella playa secreta.

Quisiera ser el poeta…

de mi corazón, poeta

De esa novia en la ventana,

de esa niña que camina,

de esa pasión que no calla.

De tu juventud y deseo,

de tu vientre y de tus vuelos;

quisiera ser, tú lo sabes

el poeta de tus sueños.

Mostrar/Ocultar

 

Poco a poco se fue la luz

Mostrar/Ocultar

Donde una vez hubo luz esplendorosa

que iluminaba razones y quimeras

hoy sólo queda un foco caprichoso

que ilumina parte del puzle de la idea.

En tremendo desorden de momentos

de vivencias, amores y experiencias

surge y se apaga el ascua del recuerdo

según dispone el duende del cerebro.

El haz de claridad de hogueras hecho

que la lluvia del tiempo fue inundando

desembocó en el túnel del olvido

entre neuronas muertas y suspiros.

La pobre luz del foco se convierte

hoy en farol, mañana en vela

y poco a poco, en tímida cerilla

que se apagará sin darnos cuenta.

Mostrar/Ocultar

 

Del Ebro al Mediterráneo

Del Ebro al MediterraneoDel Ebro al Mediterráneo fue mi primer concurso literario y sin pretenderlo lo gané. Eso tuvo dos efectos, el primero que me vi con fuerzas para seguir escribiendo; el segundo, que a pesar del “éxito”, todavía me quedaba muchísimo por aprender y en ello estoy.

El Ebro y la mar

Mostrar/Ocultar

El Ebro parte con prisa a encontrarse con la mar.
Se desliza hacia Levante,
va saludando a los sauces,
va atravesando paisajes…
quiere llegar a la mar.

Duermen en pie las choperas
porque en pie morirán
mirando al cielo Almogávar,
soñando con ver la mar.

Las despierta el río, alegre;
cantarina libertad
de agua que va bajando
hasta fundirse en la mar.
Las piedras que el río arrastra,
en su lento erosionar
serán algún día playa,
podrán jugar con la mar.

Yo también tengo añoranzas
de marinas y coral,
le digo al río que espere
que voy con él a la mar.
Pero el Ebro tiene prisa
prisa por besar la mar.

Mostrar/Ocultar

 

Cambiando de oficio

Mostrar/Ocultar

                            ¡Ay! de los funcionarios metidos a políticos.
Los  arribistas metidos a banqueros.
Los políticos metidos a sinvergüenzas.
Los sinvergüenzas metidos a financieros.
¡Ay! del hombre metido a poeta.

Mostrar/Ocultar

 

Pregunta

Mostrar/Ocultar

                            Apenas despuntaba el día
preguntó el alba a la mañana:
¿Qué es un ser íntegro?

Desperezóse ella lentamente,
meditando cautelosa la respuesta:

Es alguien que piensa que la lucha
está en despertar cada jornada,
con la conciencia limpia,
la imaginación clara
y el alma lista en la batalla.

Mostrar/Ocultar

 

Si el mundo se detiene

Mostrar/Ocultar

Si alguna vez el mundo se detiene
a contemplar la estela del viaje.
Las Ítacas perdidas y encontradas,
los dioses que quizá nunca existieron;
héroes, santos y profetas;
líderes, reyes, cobardes y malvados.

Quizá entonces, quizá en aquel instante,
se dé cuenta con estúpida sorpresa,
que se olvidó de algo relevante:

El ser humano era lo importante.

Mostrar/Ocultar

 

 

Otros poemas

Además de dulcineas

Mostrar/Ocultar

¡Silencio! Se rueda la vida.

Partieron de sus hogares,

-plano largo del camino –

cruzaron aquellos llanos

infinitos, solitarios,

que pisara el de Quijano.

Dejaron atrás, memoria,

hicieron hueco a la ausencia,

astillas del viejo árbol

y del corazón, un canto.

¡Silencio! Seguimos rodando.

Buscaron en geografías hermanas,

los mapas de la esperanza;

atravesaron los sueños,

se bebieron las distancias

y con más luces que sombras,

filmaron su nueva casa.

– aquí la banda sonora –

Son los hombres de Castilla,

las mujeres de la Mancha.

– primer plano de sus caras –

De una tierra que conserva,

las huellas de los que marchan.

Y es que Castilla- La Mancha,

además de Dulcineas,

Quijotes, Sanchos y Panzas,

-y directores de cine –

tiene gente de tal fuste,

gente de tan hidalga talla,

que el realizador se encumbra

y el poeta se culmina,

en pos de la fresca huella

del errante caballero,

– foto fija de su lanza –

y de las gentes que un día

cruzaron aquellos llanos, infinitos, solitarios,

en el confín de la ausencia,

buscando un cielo más claro.

¡Silencio! Seguimos rodando.

Mostrar/Ocultar

 

Canço a Lleida

Mostrar/Ocultar

Dejaron atrás, memoria

hicieron hueco a la ausencia

astillas del viejo árbol

y del corazón: un canto.

 

Y buscaron y buscaron

en geografías hermanas

los mapas de la esperanza.

Atravesaron los sueños,

se bebieron las distancias

y con más luces que sombras

pintaron la nueva casa.

 

Eran gentes de Aragón

León, Castilla y Galicia

andaluces y extremeñas,

cántabros de altos peñascos;

eran gentes de mil tierras.

 

Vinieron a por futuro

a vivir y a ser vividos

porque recibieron mucho,

pero trajeron lo suyo.

 

Y ahora en la Terra Ferma

Hay un centro galleguiño,

La Casa de Extremadura

– como la que cantó Vidal

mientras perdía a Fernanda –

Y casales Castellano-leoneses,

Cántabros y andaluces,

Y dos casas de Aragón,

en Lleida y en Mollerusa,

todas formando una piña

juntas en federación.

 

Aquí a Lérida, hermanos

– En Lleida como decimos –

Trajeron rosas y cantos

y aquí nacieron sus hijos.

Por cada uno de ellos

tiene Lleida un desafío,

una promesa, un suspiro

una bendición que darles.

 

¡Que esta tierra se hizo grande

con polvo de mil caminos!

Mostrar/Ocultar

 

 

Pequeña sombra

Mostrar/Ocultar

Sé que soy una pequeña sombra,

un soñador de versos,

un cuentero que busca todavía Brigadoon;

el niño que olvidó el flautista,

el hijo bastardo de los poetas nunca muertos.

 

Sé que ya nunca pasearé con Momo,

que no volveré a jugar con Alicia,

que no seré pirata ni filibustero

– no quise nunca ser banquero -.

que soy demasiado joven para enrolarme en el séptimo de caballería,

y que a pesar de tener la edad de Zipi y Zape

se me quedaron escasos los pantalones cortos.

 

Sin embargo soy el que yo quise

ciudadano del mundo y de mi patria,

esa que se encuentra en los libros

entre el río del poema y el mar de la prosa;

donde los ladrones del tiempo son proscritos,

y que tiene por bandera fantasía y esperanza.

 

Soy de la vieja ciudad de páginas encantadas

donde el tiempo sólo es una parte del verso.

Y aunque los astros marquen el paso de las horas

y las arrugas surquen la imagen del espejo,

yo construyo un reloj inverso para detener el tiempo

y un deseo permanente para retener el amor.

 

Por eso ni crecen ni mueren los poetas;

por eso, eternamente, cantan.

Mostrar/Ocultar

 

Explicaciones

Mostrar/Ocultar

Le he pedido al cielo que me explique

el porqué de tantas injusticias,

la razón de tantos desamores

y el sentido de tantas soledades.

 

El cielo, es su costumbre,

no responde a la demanda humana;

anda ocupado extendiendo sus dominios,

allende un universo sin fronteras.

 

Mas yo insisto.

Le leo las catástrofes de la jornada,

le muestro el desconsuelo de las gentes,

la última invasión americana,

las lágrimas de los que dejan su patria.

 

El cielo, lo ha tomado por hábito,

juega con el oxigeno y nitrógeno

a pintar de azul sus alboradas

y me mira por encima de las nubes.

 

Le pido explicaciones a los cielos

y los cielos no atienden a razones;

andan presumiendo de celestes,

cuando sólo son mis celadores.

Mostrar/Ocultar

 

Poemas cotidianos

Mostrar/Ocultar

Tengo guardados en cajones

un montón de poemas cotidianos.

No hablan de pasiones, pero sí de ternura,

tampoco hablan del mar ¡ya lo he contado!

ni de las flores de un jardín lejano,

ni de sueños, si no más bien de despertares.

 

Tengo guardados en un archivo,

bajo nombre extraño,

apuntes para versos rotos

¿o son rotos para versos apuntados?,

ideas de descabellado,

palabras sin sentido exacto;

miradas de niños inocentes,

suspiros de obreros sin trabajo,

respuestas de desglobalizado

y preguntas de desencantado.

 

Tengo guardados, y ahora no se donde,

una Biblia de Marx muy desgastada,

un libro de Brech con cinco razones

para contar la verdad

y como apunte:

la letra de la Internacional ciclostilada.

Y aquellos escritos que, por cotidianos,

no tuvieron todavía su poema.

 

Se que está ahí, algo olvidados,

sin embargo, todavía los conservo,

junto con el tiempo y la esperanza.

Y una pareja de ases ¡por si acaso!

Mostrar/Ocultar

 

Amantes de los astros

Mostrar/Ocultar

Soy amante de los astros que nos conmueven,

esos a quienes cantamos los poetas.

 

De la luna azul,

de Saturno ofreciendo su anillo, enamorado;

de Marte firmando la paz

y del pie cojo de Vulcano.

 

Y sobre todo:

Del Río de la Luna de Mercer y Mancini

– Y no me digáis que no está en el planetario

que como “la Audrey”, nadie más el cielo se ha ganado -.

 

Soy amante de esas noches de domingo

de perdida aldea y cielo despejado;

donde las estrellas se cuentan por millones

y el silencio acompaña a los destellos,

que hace mil años andan viajando.

 

Nada hay más bello y misterioso

que tumbarse boca arriba para hablar con los astros,

a esperar que ellos nos contesten…

Y en la espera – que presumo larga –

escuchar la letra de Johnny Mercer

y la música tibia de Henry Manzini.

 

Soy amante de astros y canciones,

que hablan de lunas azules y soles desdeñados.

Soy observador de los mares de nubes,

de las estrellas boreales,

del sol de medianoche,

de cometas perdidos

y planetas encontrados.

 

Soy del río de la luna el mensajero

y el ladrón del corazón de las estrellas

que vienen a la aldea a visitarnos.

 

Algún día, cuando sólo sea un cuerpo celeste,

al caer la noche, sobre un espacio de pentagramas salpicado,

cantaré el Moon River, feliz, etéreo

y a coro con otros astros soñadores;

los de las luces eternas y perpetuas

los que alumbran y siguen alumbrando,

mientras alguien cante, lea, sueñe

o, simplemente, nos esté recordando.

Mostrar/Ocultar

 

Dolce fare niente

Mostrar/Ocultar

No me pidas nunca que fabrique tiempo

ni que traicione el momento de pensar.

Ni me obligues a la prisa,

sin decirme – con dulzura – a dónde quieres llegar.

 

Cuando me ves asomado

a la ventana del mar

o navegando en la cama

enredado en un soñar,

ando en pleno sacrificio,

de pensar e imaginar.

 

Ese dulce no hacer nada,

que se ríe del estrés,

que burla a todas las prisas,

que ¡jamás! perderá un tren,

es el mejor de los dones

y la razón del saber.

 

Descansar de lo pasado,

de lo que está aún por llegar,

de los caminos andados

y de lo que nos queda andar.

 

¡Oh, dolce fare niente!

Cuando no tenga ya nada

de que descansar,

me sentaré en la playa

para sacar conclusiones

de lo que pudo haber sido,

pero que ya no será.

Mostrar/Ocultar

 

¿Dónde?

Mostrar/Ocultar

¿Dónde están las mañanas de domingo,

de los pantalones cortos y rodillas costreadas?

¿Dónde se fueron los gestos de la infancia?

¿Quién se llevó mi espada de madera?

¿Quién recalificó el patio del colegio?

¿Quién se quedó con la última pelota colgada?

 

¿Dónde quedó aquella Barcelona

de tranvías jardineras en verano

y de los cines de sesión doble y Nodo.

 

¿A dónde se llevaron mis cuadernos

de doble raya azul y cuadriculados?

¿Por dónde anda la caligrafía de plumilla del cinco

y el tintero blanco de porcelana?

¿Quién limpió aquella mesa tan manchada?

¿Y quién escribió sobre ella el postrer:

“tonto quien lo lea”?

¿Alguien cepilló sus muescas astilladas?

 

¿Dónde fueron a parar las galopadas,

los combates de caballeros montados

y el “churro mediamanga y mangoentero”?

 

¿Quién se cosió los botones

que tantas tardes de gloria me habían dado?

¿Y quién ¡al fin! se bebió la leche en polvo,

del Plan de Ayuda Americano?

Mostrar/Ocultar

 

Los veinte mandamientos apócrifos

Mostrar/Ocultar

Que no prescriban los delitos contra la humanidad

Que nadie vote al indeseable de la foto

Que no nos cueste ayudar a los otros

Que los niños sueñen y vivan como es debido

Que los jóvenes sientan sin ningún artificio

Que llueva cuando haga falta

Que los que administren sean honrados

Que no se degrade más el medio ambiente

Que los responsables sean responsables

Que la gente llore sólo de risa

Que no existan los malos tratos

Que la libertad sea universal

Que se jubilen los dioses

Que los militares se aburran

Que la mujer ocupe todos los espacios

Que la patria sea lo que uno quiera

Que el hambre sólo sea una leyenda

Que se supriman las fronteras

Que la paz sea globalizada

Que la utopía sea una ciencia.

 

Resumamos en dos:

Respetemos a los otros, que somos nosotros mismos

y al entorno heredado, para regalarlo a nuestros hijos.

Construyamos un mundo mejor y más honrado,

más libre, tolerante y solidario.

Mostrar/Ocultar

 

Elegía

Mostrar/Ocultar

En otoño llegó la muerte: feroz y precipitada

y la vida se fue río abajo, ya sin regreso.

 

Tu calle ha quedado sola, y la pequeña plaza: vacía y desierta

y en mis silencios falta una voz, la tuya.

 

Renacerá una nueva primavera para sustituir al tenebroso invierno de tu marcha.

Y los que te quisimos regresaremos a tu calle y miraremos, celosos, los

balcones y aceras que te vieron pasear.

 

Andaremos la pequeña plaza y la llenaremos de rosas y suspiros tiernos.

En el escaparate, frente al que siempre te detenías,

aquel en que los objetos brillaban y sonreían

cuando tus ojos los acariciaban,

faltará, para siempre, una mirada de luz enamorada.

 

Cuando pasen algunos nuevos otoños,

cuando mueran un centenar de inviernos,

cuando florezcan un montón de primaveras,

seguiré buscando consuelo en los recuerdos.

 

Hablaré contigo las noches de verano

buscando el frescor de tu palabras

y el eco contestará a mi soliloquio:

¿No ves qué nos falta una voz?

Y yo responderé al infinito:

sí, la suya

Mostrar/Ocultar

 

Agradecimientos

Mostrar/Ocultar

Gracias a ti por existir.

Gracias al mar por sobrevivir, a pesar de todos.

Gracias a la mañana que abre un nuevo día.

Gracias a la noche que nos acuna.

Gracias a la enseña republicana

– la última ilusión política que nos queda todavía. –

Gracias a los besos,

a los tuyos, porque son los nuestros;

a la música del mundo,

al canto – a mi coro en particular, –

al baile – en el sentido danzante de la palabra, –

al cuentista y al cuentero,

a los libros y a los versos.

Gracias al misterio – leed bien, no digo ministerio. –

Gracias a la razón y a la educación,

que acabarán este siglo con los viejos dioses.

Gracias a los momentos en que los poderosos están dormidos

– podéis cambiar el verbo por otro más celiano, –

al cine y al teatro,

al arte en todas sus facetas y colores,

al primer amor, al último, a los otros y al que no pudo ser,

al camino, a la vereda, a la playa,

a la montaña y al bosque.

¡A tu sonrisa!

Al tiempo, aunque pase tan deprisa.

Gracias.

Mostrar/Ocultar

 

Del amor y el tiempo

Mostrar/Ocultar

El amor y el tiempo:

dos deseos.

 

El amor me permite compartir el tiempo,

el tiempo me permite disfrutar del amor.

Y una paradoja:

Cuanto más amor tengo más vuela el tiempo,

cuanto de más tiempo dispongo, más amor quiero.

Por eso exijo amor y por eso, a tiempo.

 

Construyo un reloj inverso para detener al tiempo

y un deseo permanente para retener amor.

Cuando hay amor encontramos ese tiempo perdido

y transcurre muy deprisa metidos en el amor.

amor y el tiempo.

 

Siempre es tiempo de amor,

siempre hay un amor a tiempo.

Quiero disponer del que me quede

y quiero que disponga quien me quiere.

 

Por eso el amor, por eso el tiempo.

os deseos y una paradoja.

¿O son dos paradojas y un solo deseo?

Mostrar/Ocultar

 

Ingenuidad

Mostrar/Ocultar

Atravieso los días enfrentado a mi asombro.

¿Dónde está la soñada ideología?

¿Quién se llevó las promesas y los gozos?

Atravieso las tormentas de las culpas de otros.

¿Por qué les permitimos tamaños desatinos?

Atravieso montañas de oro mal nacido,

que compra voluntades, promesas y destinos

y escucho las razones de los desaprensivos.

Atravieso el barranco y caigo en el abismo

o vuelven los de siempre o siguen con lo mismo.

¿Por qué el poder nos hiere con halo corrompido?

 

Ingenuo poeta ¿creíste en un delirio?

¡Levanta de la tierra y grítale a los cielos!

Atraviesa el desierto por los vientos barrido,

busca en los viejos libros, en la razón dormida,

y cuéntale a la gente que no hay nada perdido.

Atraviesa la historia y la filosofía

allí existen razones para seguir sin miedo,

para empezar de nuevo, para partir de cero.

Atraviesa los gestos y las frases vacías

de todos los que buscan seguir en la ignominia,

que juegan con palabras, con puestos, con divisas.

Atraviesa el cerco de fugaces financieros,

banqueros sinvergüenzas, políticos no honestos

y busca entre las brasas que aún nos queda fuego.

 

¡Ingenuo poeta, cierra el puño y mira!

Que en el fondo de la caja por Pandora hendida

nos resta la esperanza, si no ha sido vendida.

Mostrar/Ocultar

 

Balcón de luna

Mostrar/Ocultar

En el balcón de la luna,

colgado sobre la mar,

regala un sueño la noche.

 

Todo duerme, yo me asomo

¡el sueño puede esperar!

 

Flota una canción de cuna.

Bajo el fulgente mural

se transforma el balcón de luna.

¡Madres que veláis la noche

venid a mi palco a cantar!

 

Sutiles aromas llegan,

son de albahaca y de rosal;

en el balcón se acomodan

me traen, de la tierra, anhelos

y del cielo el despertar.

 

Extraña luz de esta noche

que me pretende embrujar,

te presto el balcón de luna

para que veas la mar.

 

Balcón del cielo en la luna. . .

¡Si yo supiese volar!

Mostrar/Ocultar

 

Vida por pluma

Mostrar/Ocultar

Cambio hoy vida por pluma.

Transito hacia nuevas formas

tratando de hallar mi estro

y es el alma que se muda,

en pos de nuevos anhelos.

Cambio hoy vida por pluma,

porque en cada línea escrita

dejo más bajo la pluma,

pero menos vida queda.

 

Escribo sobre el papel, ideas,

historias, cuentos y versos;

para quién quiera leerlos.

Que sólo puedan borrar

el tiempo, el olvido; el fuego.

Cambio hoy vida por pluma.

Escribo entre tierra y cielo,

sobre estelas que quedaron

dibujadas por recuerdos.

 

Vida por pluma trocando,

pluma por vida ¡sintiendo!

Porque siempre que se escribe

se desgrana un sentimiento.

 

Hoy cambio por pluma, vida

Cambio hoy, vida, por sueños.

Mostrar/Ocultar

 

Patético

Mostrar/Ocultar

Quiero mi momento miserable,

mis diez minutos de envidia,

unos instantes de celos

y el rojo soplo de ira.

 

Reclamo mi derecho a equivocarme,

a defraudar a un amigo,

al deseo incontrolado

y de fallarme a mí mismo.

 

A sentirme tan humano

como soy y siempre he sido,

como sois vosotros mismos.

Mostrar/Ocultar

 

Si alguien te pregunta

Mostrar/Ocultar

Si alguien te pregunta de qué está hecho el amor

dile que de un extraño y sensible material,

mezcla de química, fantasía y libertad.

Química de los sentidos, los momentos y la piel;

fórmula madre de fórmulas, piel que busca otra piel.

 

Imaginación y ganas, ilusión, deseo y fuego;

sueño convertido en sueños, pasión y complicidad.

La búsqueda de una utopía

que por ponerle algún nombre llamamos felicidad.

 

Tú conmigo, yo contigo, y los dos en libertad;

libertad para estar juntos, mientras queramos estar,

libertad y compromiso de vivir en libertad.

 

Y si alguien te pregunta ¿cuándo caduca el amor?

contesta que hasta que dure el mutuo caminar.

No pongamos horizonte ni al sueño, ni al despertar

ni limite a la fantasía, caminar es lo esencial.

 

¡Ay! ese amor verdadero basado en un material

muy sensible, moldeable y fácil de trabajar,

que sin embargo precisa cuidados de cuerpo y alma

que no se pueden dejar para pasado mañana.

 

La esencia con que se forja se templa día tras día,

beso a beso, cuerpo a cuerpo,

no hay que dejarla escapar,

y recordar que mantenerla, depende siempre,

de ¡saber amar!

Mostrar/Ocultar

 

Preposiciones de desamor

Mostrar/Ocultar

Te siento todavía, a pesar del tiempo

Te imagino sorprendida ante el solitario espejo

Te presiento bajo la lluvia fina que moja los recuerdos

Te sueño cabe la orilla del mar que fue nuestro

Te recuerdo con la mirada perdida, lejos, lejos.

 

Te invoqué contra mis propios deseos

Te envolví de esperanzas vanas e inútiles versos

Te reinventé desde mi nostalgia

Te escuché en los silencios ¡tan sonoros!

Te busqué entre las paredes rotas del hogar vacío.

 

Mas, tú partiste hacia la desolación del imposible regreso.

 

Me dolieron hasta las miradas y los gestos

Me detuve, loco, para escuchar mis propios latidos, y

Me sorprendí por seguir viviendo.

 

. . . Según pasan los días y momentos, recojo los pedazos y genero nuevos

sentimientos.

Me recobro sin renunciar ni al pasado, ni a los besos

Me rebelo so pena la gente que no me comprende

Me conjuro sobre el ritual pagano que evoca los amores muertos.

Y te olvido, tras el gozoso regreso del tiempo perdido.

Mostrar/Ocultar

 

Te busco

Mostrar/Ocultar

Busco en ti:

A la viajera de las noches eternas

A la soñadora del mar de la luna

A la compañera de cada jornada.

Sueño en ti:

Casi cada noche y todas las mañanas

Entre las palabras del mejor poema

El segundo antes de encontrar la calma.

Pienso en ti:

Cuando no estás cerca, aunque estás en mi alma

Cuando anochece y no estás en casa

Cuando hay tormenta y no llevas paraguas.

Me pierdo en ti:

Con cada velo que cae de tu cuerpo

En la sutil mirada que invita al deseo

En el jardín secreto que esconde tu cara.

Amo en ti:

Todo lo que eres y a todo lo que cantas

Tu consuelo tierno cuando algo nos falla

El beso en los labios de miel y esperanza.

Vivo en ti:

Compartiendo versos, el pan y el mañana

Al sentir tu cuerpo fundido en el mío

Al ver en tus ojos destellos de amada.

 

Sin pretender ser sombra, ni fiscal, ni dueño:

Te amo, te vivo, te pienso y te sueño.

Y cada madrugada te busco y me pierdo;

me pierdo en ti, amada.

Sólo en ti me pierdo.

Mostrar/Ocultar

 

Tiempo era tiempo

Mostrar/Ocultar

¡ En aquellos tiempos todo era pequeño,

ropas y juguetes, caminos y sueños;

todo tan menudo, todo tan pequeño.

Excepto mis padres, dos rostros amables,

muy grandes y tersos, siempre sonriendo.

 

Llegó un día mi hermana,

yo la contemplaba desde mi atalaya

de corto año y medio.

¡Qué pequeña era! ¡Todo era pequeño!

 

Recuerdo los días en aquella playa,

su pequeña arena cabía en los juegos

y aquel mar cercano que sólo era nuestro

y mis padres, nuestros; siempre sonriendo.

 

Luego presentimos que íbamos creciendo,

que íbamos ganando distancias al suelo,

que había otras playas, arenas y puertos.

¡Tenía otra orilla aquel mar tan nuestro!

El tiempo era tiempo.

 

En aquellos tiempos fuimos descubriendo,

amigos, colegios, canciones y juegos;

todo del tamaño que otorgan los sueños, incluso Karina,

que se quedó a medias entre galgo y podenco.

 

Recuerdo los parques de otoño e invierno,

un jardín zoológico y un mamut de piedra,

y las manos firmes y tiernas de mis padres,

con nosotros siempre, casi siempre sonriendo.

 

Que justa medida de amor y de tiempo

caminando juntos por igual sendero,

correr por la playa, que no era tan nuestra,

y ganarle espacios al mundo y al tiempo.

 

Juntos compartimos leyendas y cuentos,

las cuatro estaciones y el séptimo cielo,

y los cuatro juntos, cinco –con mi perra-,

en el mismo empeño.

¡Cómo mosqueteros bajo una bandera!

El tiempo era tiempo y el espacio, sueño.

 

En aquellos tiempos ya nada era grande, ya nada pequeño;

el justo tamaño que nos da la vida.

Y por las rendijas de esta vida entraron

intereses nuevos, nuevos sentimientos.

 

Tenían mis padres en el rostro huellas

y sólo la altura que otorgaba el tiempo.

Mirábamos todos a sitios distintos,

unos hacia el Norte; otros, a sí mismos

y antepusimos pasiones y logros – como es ley de vida-

a un común destino.

¡Qué lejos la playa, qué lejos el cielo!

 

Una madrugada se durmió mi perra,

lejos de la arena que aún guarda sus huellas,

preguntando al viento ¿dónde están mis dueños?

La misma dulzura en sus ojos bellos, a pesar del tiempo.

Y los mosqueteros nos fuimos despacio,

con rumbos distintos.

El tiempo eran años; el espacio, inmenso.

Mostrar/Ocultar

 

Una canción al mes

Mostrar/Ocultar

La canción de la espera tiene la letra condensada y nerviosa,

como aquel niño que quiere su juguete;

sin pensar que en enero llegarán los Reyes.

 

La canción del deseo tiene la letra cadenciosa y volátil,

como la niña que sueña en ser mujer,

sin que por ello, se enciendan sus calendas este febrero.

 

La canción del amigo tiene la letra alegre y despreocupada,

como el silbido del viento que nos canta un marzo y otro marzo

sin un descanso.

 

La canción de la novia tiene la letra feliz y enamorada,

como las gotas de lluvia que bautizan la fértil tierra,

en los abriles días de primavera.

 

La canción del hermano tiene la letra de raíces comunes,

como las flores que alfombran las praderas,

el mes de mayo.

 

La canción de los mares tiene la letra salada y ondulante,

como los junios, que bañan las verbenas del cambio de solsticio

y sanjuanean.

 

La canción de la luna tiene la letra muy clara y redonda,

como los besos de julio, y es que ella prefiere – lo saben todos –

la gente que al besar, ama de veras.

 

 

La canción de la siesta tiene la letra descansada y delgada,

como los sueños de vacaciones,

que se mecen en agosto en una hamaca.

 

La canción de las vides tiene la letra transparente y jugosa,

como la uva preñada de dulzor para septiembre;

lista para ser vida en la vendimia.

 

La canción del otoño tiene la letra grande y nudosa,

como hojas secas que anuncian, por el octubre, muda y cambio

en vida, en árbol y en toda las cosas.

 

La canción de los hijos tiene la letra delicada y tierna,

como los besos que nos hacen felices y necesarios,

aún sabiendo que en noviembre será “Todos los Santos”.

 

La canción navideña tiene la letra con guirnaldas y musgo,

como las fiestas que en diciembre llegan…

si “El Corte Inglés” no quiere cambiar las fechas.

Mostrar/Ocultar

 

Insomnio

Mostrar/Ocultar

No consigo dormir viendo tu fotografía.

¿Cómo poder hacer que te despegues?

Que salgas de ella y que me abraces.

¿Cómo poder lograr éste imposible?

 

Estoy tratando de que te dimensiones,

que beses mi boca en su volumen.

¿Cómo poder hacer que tomes vida

antes de que la mía entre en delirio?

 

Espero inútilmente que me hables,

que cantes, te rías o bosteces;

sólo tengo tu sonrisa iluminada,

fijada en el papel eternamente.

 

Vigilo frente a tu fotografía,

buscando en ella un leve movimiento,

algo que me diga que te veré mañana,

algún signo que me cause alivio.

 

Tú sonríes desde un lugar lejano,

ajena a mí en un tiempo pasado;

yo sueño que ya me presentías

y espero atento a que alces tu mano.

 

Sé que es una locura, que sólo es fantasía,

pero me ha parecido que de tus labios

surgía un ¡te quiero! en el retrato.

Y así, tontamente conformado,

con la foto en mi mano y tu sonrisa,

me he quedado dormido en tu regazo.

Mostrar/Ocultar

 

Para Julio, de toda su coral

Mostrar/Ocultar

Hoy, lloro todas las lágrimas

y canto todos los pesares;

busco al amigo y sólo encuentro espacio,

un espacio lleno de cantares.

 

Hoy es martes, Julio

Hoy es martes, nos toca ensayo ¿no recuerdas?

hoy es día de notas musicales,

de compartir pentagramas y momentos,

de bromas, de risas y conciertos.

Mas no te oigo.

aunque te sienta, aquí, a mi lado;

¿dónde se fueron tus voces y tus gestos?

¡Maldita muerte que te llevo al coro del silencio despiadado!

 

Hoy lloramos todos los lamentos

Hoy sufrimos todos los instantes

Hoy gemimos todo el desconsuelo

Hoy sentimos todo el sentimiento.

 

Quisiéramos volar al firmamento

y contigo cantar el Help por celestiales.

 

¡Pero basta de dolor, amigo mío!

que hoy es día de ensayos y canciones,

de saber que sigues a mi lado,

con tu voz, tus risas y tus gestos.

Ven conmigo y canta con nosotros,

que hoy es martes, Julio.

¿Te olvidaste?

Mostrar/Ocultar

Algunos de mis libros

Amistad

Mostrar/Ocultar

Surgida de la comunión del intelecto,

querida porque es libre en la elección,

sincera compañera compartida,

la amistad es el estado puro de un amor.

 

Feliz instante de un encuentro

Causalidad de un día de emoción

Risas de un pupitre ya obsoleto

Uniformes, escenarios, cuentos y canción.

 

Amistado me siento en tu presencia,

siempre es algo triste decirte adiós,

porque en ti algo de mí se queda,

cuando tú te alejas o me marcho yo.

 

No exige la insistencia de un: ¡te quiero!

aunque no sobra recordárselo.

No caduca ni te compromete,

lo que tú me das, también te lo doy yo.

 

No se piden exclusivas de cariño,

puedes tener otro o tener cien,

que a aquí me tienes, aunque te comparta,

¡cuantos más seamos, será mucho mejor!

 

Tampoco entiende de egoísmos,

en eso es diferente a la pasión,

puedo soñar que siempre estoy contigo,

aunque tu piel se enrede en otra piel.

Y alegrarme que alguien te descubra,

te cubra y goce en tu placer.

Distinto de ese amor de enamorado,

que pretende ejercer la posesión,

que acostumbra a imaginar que el ser amado es suyo,

rayando en ello la obsesión.

 

Amigarte quiero para siempre,

tener un espacio en tu razón

y aunque pasen semanas sin llamarte

ando me necesitas, allí estoy.

 

Puedo olvidar la fecha, el lugar, incluso la ocasión,

pero nunca el momento compartido

ni el instante mágico en que tope contigo,

y me hiciste un hueco en tu corazón.

 

Es una vocación contar contigo

Es un deseo verte aparecer

Un instante feliz y un desafío

La amistad es el estado puro de un amor.

Mostrar/Ocultar

 

 

En el horizonte de mis palabras

Mostrar/Ocultar

La distancia más larga entre dos cuerpos es la ausencia.

 

Es un camino tan largo como la nostalgia mía.

Una serpe de humo y ruedas,

la carne con la que se nutre la autopista.

 

En el horizonte de mi parabrisas,

busco la causa del desasosiego,

el porqué siento el corazón herido;

la razón última de mi desconsuelo.

 

Rápido acelerar que me conduce

más cerca del mar y al mismo tiempo,

me aleja de ti.

¡Ay amor, de este amor nuestro!

 

Percibo sangre en el ocaso rojo,

es el sol que se va con desparpajo:

“Ya cumplí por hoy, hasta mañana

si es que el mañana existe, compañero.”

 

A cada kilómetro que de ti me alejo

y me adentro en el atardecer mediterráneo,

más siento la ausencia, más desespero;

voy a la libertad, encadenado.

¡Ay del corazón cuando está falto!

 

Te quedas en el centro de la Tierra,

en el inalcanzable espacio de un espacio,

y yo, como velero en Tramontana,

me alejo a ciento veinte de tu entraña.

 

La distancia se torna en imposible.

– Aunque es posible amar en la distancia –

La mar queda tan cerca, vida mía,

como lejos está tu boca amante.

 

Mientras recorro el andar de la autopista

pienso en tu última mirada,

aquella expresión de amar amante,

transparente, clara, enamorada.

¿Puede un corazón caber entero

en el instante feliz de una mirada?

 

Y acelero con rabia, aun sabiendo,

que cada giro de las cuatro ruedas,

me lleva de ti un poco más lejos.

 

Y es que eres un jardín lleno de flores,

asentado en la tierra, fresco y firme;

lleno de rincones y secretos,

pero, por desgracia, con un dueño.

Y yo soy un marino atormentado,

sin barco, sin velas y sin viento,

que un día se enamoró – no me arrepiento –

de un jardín de rosas, tierra adentro.

 

Y es tan grande la ausencia que ahora siento,

tanta la sed que sólo apagan besos,

que aunque partí hace apenas tres minutos,

te echo, mi amor, todo de menos.

¡Ay de la razón, frente a tus besos!

Mostrar/Ocultar

 

Cobles d’anar i tornar

Ola en tierra adentroCobles d’anar i tornar, es un recopilatorio de mi amigo Màrio Sasot que recoge los poemarios de coplas que durante doce años han ganado el Concurso de Cobles Aragoneses en Llengua Catalana que cada año celebra el Consistorio zaragozano en las fiestas del Pilar.

Tuve el honor de participar en dos ocasiones y la fortuna de resultar premiado en ambas. Aquí podéis disfrutar de los poemas y coplas.

 

Año 1998: Cobles d’anada y tornada

 

Preguntava un estranger

Mostrar/Ocultar

Què parlava l’Aragó?
preguntava un estranger.
Aragó parla tres llengües
com si fossen tres estels.

Què parlem a l’Aragó?
Aragó parla tres llengües;
l’una la portà la Història;
las altres dues, l’amor.
Mostrar/Ocultar

Cara d’angel

Mostrar/Ocultar

Jo tenia catorze anys
ella n’havia fet tretze.
Una cara d’àngel,
un ullal rebel.
I aquella mirada
dels adolescents.
Jo tenia catorze i un món per voltar.
N’havia fet tretze, mai l’he oblidat.
Un nus a la llengua
i el cor tremolant.

Em sembla mentida
el temps que ha passat

Mostrar/Ocultar

Enllà lluny d’on surt el sol

Mostrar/Ocultar

Enllà lluny d’un mar molt nostre,
enllà lluny d’on surt el sol,
almogàvers amb un crit,
va arribar el nom d’Aragó.

Mostrar/Ocultar

 

 

Pirineus

Mostrar/Ocultar

Serralada de granit
a banda i banda del cel,
valls de neus que a l’Ebre moren
a banda i banda del vent.

Mostrar/Ocultar

Matinada

Mostrar/Ocultar

La matinada em desperta
com una cançó estimada,
els primer rajos de sol
duen olors a terra mullada.

Mostrar/Ocultar

 

No podem pas coincidir

Mostrar/Ocultar

No podem pas coincidir:
trepitgem mons diferents.
Jo navego per la mar,
tu t’enlaires sobre el vent.

Mostrar/Ocultar

 

Año 2002: Un mar de cobles

Presumptement

Mostrar/Ocultar

Presumpte el cor juga amb l’ona
presumpte de salnitre i de batecs
i la mar, presumpta vida eterna,
ofereix els seus camins i esteles.

Presumpta llibertat té el poeta
de cantar-li a la seva mar i al seu país
de dir-li a la brisa i al la terra: us estimo
si es que es pot estimar a un vent
o a un desig.

Presumpte el cor juga amb l’ona
presumpte de salnitre i de batecs.

Presumptes mossegades de la vida
que m’arriben de l’oceà dels sentiments
i que passen per els llençols
fins i blancs…
del pentagrama i del cant:
Presumpte el cor juga amb l’ona
presumpte de salnitre i de batecs

Presumpta llibertat té el poeta
de cantar-li al seu riu  i al seu país,
de dir-li a les colzades: us estimo,
si és que es pot estimar a un racó
o a un camí.

Presumpte el cor juga amb l’ona
presumpte de salnitre i de batecs.

Presumptament la mar està atrapada
entre parets de costa i litoral
o presumptament la terra està enllaunada
entre mur d’aigües i miralls

Presumpte el cor juga amb l’ona
Presumpte de salnitre i de batecs.

Mostrar/Ocultar

Espurna de llum

Mostrar/Ocultar

Espurna de llum
l’aigua  plana i blava.
Un rinxol d’onada
espurnes de plata.

No et quedis per sempre a la vora l’aigua!
Recerca el teu lloc i la teva platja,
deixa les engrunes per les aus que passen,
deixa les engrunes per les aus que passen!

Espurna de llum
l’ancora daurada.
Espurna de llum
la teva mirada…
amb trista recança.

No et quedis per sempre a la vora l’aigua!
Recerca el teu lloc i la teva platja,
deixa les engrunes per les aus que passen,
deixa les engrunes per les aus que passen
Espurna de llum
el poder ser lliures.
Espurnes de plata
un rinxol d’onada!

No et quedis per sempre a la vora l’aigua!
Recerca el teu lloc i la teva platja,
deixa les engrunes per les aus que passen,
deixa les engrunes per les aus que passen.

Mostrar/Ocultar

Què et passa?

Mostrar/Ocultar

Si alguna matinada
veus començar tot de nou,
si n’oblides el record
que et van deixar les besades,
si et commou una flor,
si t’afecta una mirada,
si sents que et batega el cor…
és que estàs enamorada.

Què et passa amor
que et commou la flor
que no pots mirar-me,
que et batega el cor?

Mostrar/Ocultar

Què és estimar?

Mostrar/Ocultar

Què tu em recordis
com el teu amant,
com el teu amic,
com el teu company,
com aquell poeta que et va fer volar…
això, vida meva, això és estimar.

Com el teu amant,
com el teu amic,
com el teu company…
recorda que un dia et vaig fer volar.
Soc aquell poeta que et va fer volar…
i això, vida meva, això és estimar.

Mostrar/Ocultar

 

Absència

Mostrar/Ocultar

Avui no surt el sol… absència.
Avui no vaig al mar… absència.
Avui te’n vas molt lluny… absència.
Les flors avui es marceixen. . . absència.

… Absències de sol, de mar i de flors
absències de tu… absència.

… Absències de sol, de mar i de flors
absències de tu… absència.

Absències.

Mostrar/Ocultar

Cançó de vespre

Mostrar/Ocultar

Com una rebel.lia, vespreja.
Acompanya al sol una llum vermella:
com una cortina, com una senyera.

El sol es retira.
S’amaga darrera del gran horitzó
i dins la mar entra…
La immensa paleta barreja ela colors
el blau-verd de l’aigua i el roig-blau del cel.

El sol es retira.
S’amaga darrera del gran horitzó
i dins la mar entra…
Diuen que molts vespres hi arriba la mort.
Per a uns ja és capvespre, no hi haurà demà

El sol es retira.
S’amaga darrera del gran horitzó
i dins la mar entra…
Ara el cel s’enrogia com un ésser humà,
buscant una platja on poder descansar.

El sol es retira.
S’amaga darrera del gran horitzó
i dins la mar entra…
Igual que un rebel el sol tornarà
per els camins màgics de la llibertat,
amb banderes roges…
ho voreu demà!

Mostrar/Ocultar

 

Los comentarios están cerrados.

[Arriba]